Desayuno espiritual #1093                                        Marzo 15 año 2017

Porción de sermón predicado por:                           Pastor: José Luis Blanco y D.

 

¿TE SIRVE DE ALGO SOLO QUEJARTE?

Núm.11:1 “Aconteció que el pueblo se quejó a oídos de Jehová; y lo oyó Jehová, y ardió su ira, y se encendió en ellos fuego de Jehová, y consumió uno de los extremos del campamento”.

 

Que desagradable es encontrarse con personas que solo pasan quejándose por todo. Lo peor es que no solucionan nada sus quejas. Encontramos en la Escritura muchas veces que el pueblo de Dios se quejaba, algunas veces por: el agua, otras por la falta de alimento adecuado y a su gusto, en momentos críticos pedían regresar a Egipto porque consideraban que les iba mejor antes que ahora, que estaban protegidos por Dios, la insatisfacción surge cuando nuestra atención no está centrada en lo que tenemos, sino en lo que no tenemos o en lo que queremos y no en lo que necesitamos. Núm. 11:4 “Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo, y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: ¡Quién nos diera a comer carne!” 

 

Israel al solo quejarse no parecía darse cuenta de lo que Dios estaba haciendo por ellos, no solo librándolos de esclavitud, sino además haciendo de ellos una nación que perduraría por generaciones, dándoles una nueva y buena tierra, y no se percataban porque estaban extremadamente pensando en lo que Dios no estaba haciendo por ellos, es decir, ellos estaban en contra de lo que Dios había decidido. ¿Eres de lo que solo te quejas y no haces nada para que cambien las cosas? Núm. 11:6 “y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos”

 

Cuando una persona solo piensa en las cosas inmediatas pierde la perspectiva de las cosas importantes. Es increíble que no podían pensar en otra cosa que no fuera las comidas egipcias que habían dejado atrás, de alguna manera muy rápidamente olvidaron que el látigo que caía en sus espaldas era parte de la esclavitud egipcia, dicho de otra manera, “era el precio” que pagaron por comer esa deliciosa pero cara comida”. Núm. 11:5 “Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos”

 

Amados, detengámonos un momento a pensar antes de juzgar a otros con crueldad: ¿qué tan útil es pensar lo que ocupa nuestra atención la mayor parte del tiempo? ¿Para qué nos sirve solo quejarnos? ¿No le parece que es mejor aportar ideas y ser parte de la solución ¿Estamos agradecidos por lo que Dios nos ha dado? Si es de las personas que solo se quejan, ¿qué otra cosa podría hacer para cambiar su entorno?  Sal 59:15 “Anden ellos errantes para hallar qué comer; Y si no se sacian, pasen la noche quejándose”.

 

Recuerda que es muy fácil acomodarnos en la vida a solo quejarnos, y no asumir un papel de protagonista, no debemos permitir que nuestros deseos insatisfechos nos hagan olvidar los regalos de Dios como son: la vida, comida, salud, trabajo, familia y hermanos en la fe, pero sobre todo cuando estos falten, saber que podemos centrarnos en lo que tenemos, en lo que Dios nos ha dado, y no en lo que no tenemos, porque podemos “tentar” a Dios, al añorar que los tiempos pasados de esclavitud eran mejores. Es como decir: ¡qué gran error haber seguido a Cristo, me iba mejor siendo esclavo del pecado! Dios nos libre.

 

Job descubrió el secreto para salir adelante y dijo: “olvidaré mi queja, haré cara alegre a la ausencia de mis deseos y me esforzaré” ¡Aleluya! Job 9:27 “Si yo dijere: Olvidaré mi queja, Dejaré mi triste semblante, y me esforzaré” 

 

Recuerde, si las cosas no van como espera y no están los recursos que necesita entonces piense, actúe y pregúntese…

 

¿ME SIRVE DE ALGO SOLO QUEJARME?

 
Diseño web por Oswosmedia.com